28 nov. 2014

Breve y conciso

Qué te voy a contar, Noviembre, de los gritos vacíos y fríos, de la manera en como a lo largo de los meses nos hemos guardado las maneras y salvado las distancias que saben cada vez más a victorias y nada al fracaso...











Eres la Reina Roja de la poesía,
 
más dura que el diablo e
igual de tierna que tus actos...

10 nov. 2014

Tengo ganas de meterte mano en el corazón...

Lo has vuelto a hacer... 
Me has metido a Noviembre entre mis venas como si de saliva a base de besos se tratase...
Tengo el frío dentro del cuerpo y no hay quién vomite estás ganas de quitarte la ropa y meterte en nuestra cama, de paseos por Madrid y meternos mano en cada puente moribundo que nos encontremos...
Pero ahora lo sé, tenemos las ganas como si de malabares se tratase, y hacemos de aquí, como siempre, el mundo de Babilonia... 
Cambiando puntos de perspectivas, rincones preferidos quedándonos siempre con el mismo, y mintiéndonos en cada esquina mientras que nuestras miradas se chocan lascivamente y despertamos a todos los vecinos con el corazón puesto y sin mangas de repuesto...




Así que ya ves, aún después de tantos meses sigo inventándome historias de cómo nos conocíamos en una segunda vida en la que somos corazones incandescentes, sin ropa y con la certeza de que ahora lo sé, tú me acompañarás a los infiernos...

26 oct. 2014

Como la primera vez...

No paro de respirar humo y ambiguedad...
Noto el ambiente algo cargado,quizá sea mejor así  y me aletargo en estos días donde no encuentro el sueño y mis ojeras llevan tu nombre escrito...
Soy una mezcla de nervios y versos que se desparraman...
Tengo ganas de saber que puede pasar a continuación, si serás las ganas de vivir, la espera y la sonrisa en mis labios cada día o serás la tristeza en mis ojos de algo que pudo ser y no fue...
Porque tengo ganas de que vuelvas, esta vez para quedarte, que vuelvas a ser mis ganas de escribir, que te conviertas en letra sobre papel. Eterna...Para dentro de años poder leerte como aquella primera vez que escribí profecías pensando en ti... 
La primera vez que te vi subir por aquellas escaleras del metro...
La primera vez que te besé, te amé, te esperé, te odié y volví a quererte a riesgo de mi propia cordura...
Tengo tantas cosas que escribir, tantas cosas que decir que siempre callé por miedo a perdernos...cosas que simplemente no se pueden expresar con palabras, cómo que contigo las horas se hacen cortas, que me faltaron versos y me sobraron noches, quererte 
con los ojos cerrados, ciego a tus defectos, palpando trazo a trazo y una a una tus virtudes. Recorriendo con los dedos cada gota de sonrisas y de abrazos, e ignorando cada curva de tus silencios...
Eres oníria ...
Eres surrealismo, no hay mejor palabra que te describa...
Eres mi subconsciente...eres ese verso sin terminar que escribo una y otra vez...
Y ahora...
Ahora hazme promesas, háblame de noches, de despertares a tu lado, de ver el mundo a través de tus ojos, agarrado de tu mano...
Háblame de tardes de manta, peli y sofá, de tu aroma en mi ropa, de hablar sin abrir la boca, de querernos con las manos y de perderme en tus ojos, de no saber que besarte...
Átame con palabras y miradas...

            Tengo tantas ganas de volver a verte como aquella primera vez...

25 oct. 2014

Sin titulo IX

Mi corazón, como un mueble de ikea...
puedes armarlo y desarmarlo las veces que quieras
pero con el tiempo algunas piezas no volverán a encajar,
otras, se llegarán a perder.
pero lo más importante que debes saber es que cada vez costará más volverlo a reconstruir
y nunca...
jamás...
te quedará igual que la primera vez...

8 oct. 2014

Chicken vs Kitchen

Ya no se ni lo que escribo... a fuerza de borrar, a fuerza de encauzar, a golpe de previsión me perdieron las inspiración... maldita mania de dejarla siempre por medio...

Retomo una vieja canción y dejo que su efecto siempre en perfecto estado, me invada....


Pues si, a estas alturas de la película ya van demasidas piedras, demasiadas ondas como para atinar con la consecuencia correcta. Hoy me levanté y tan solo sentí el sol en la cara. Hoy me levanté con ganas de pelearme las horas y reventar los segundos al mas mínimo titubeo. Hoy recupero el control y me pongo en pie...


Balanceo la cabeza con desgana, con media sonrisa desvaida decidí cambiar mis ángulos, traté de probar a dejar de pincharme con las aristas y tomar las medidas tal y como me de la gana, y no tal y como me dijeron debía hacerlo...

Al fin y al cabo era eso lo que buscaba no?


Y si, amanecí de vuelta;. Si definitivamente me perdí semanas atrás, ya sabes que a mi el inglés no se me da nada bien y en una de estas me da por confundir los martes con los jueves, y las cocinas con los pollos... you know...


Y que total... que mas da...




Yes, you call me in the morning
If you call me in the morning I'll tell you what to do


19 ago. 2014

Sin título VIII

Me quede dormido. Despues de meses en vigilia, la razon, el sentido comun y la voluntad se me fueron cayendo a los pies uno a uno. El sueño me encontro y se me acurruco entre las costillas. Murmuro mi nombre hasta callarme y me dejo dormir durante meses...
Cuando desperté, a mi alrededor todo andaba asi como de cualquier manera...  y apenas si me quedaba tiempo. Todos los versos se me atravesaron en la garganta tratando de tragármelos de golpe. Sin agua en el pecho, sin relojes que fuesen atrasados, sin colores ni contornos que coser... sin apenas fuerzas para siquiera correr...
Me encontre sólo, hice todo lo que pude por no ser encontrado. El orgullo, esta maldita autosuficiencia emocional que me hace sangrar lo nudillos, y un corazon que se esta volviendo de mimbre...
Aún tengo el alma dolorida y el corazón cansado. Aún me duelen las noches, aún tengo el frio enredado entre los dedos...
Todo cambia. Todo es diferente de una manera tan constante y predecible que a menudo dudo de que algo en realidad este cambiando...
Redescubriendo y reescribiendo gasto hojas, días y maneras. Pensamientos que deberían ser desechables y canciones que deberían durar toda una vida. Demasiado dividido, que lo que se me antojaban constructivas contradicciones, se han convertido en grietas abiertas en carne viva...
A veces me duele el alma. A veces me falta el agua en el pecho y a veces me sobra en la cabeza. Las manos llena de aire, vendavales de síes y noes desdibujando los extremos de mi piel olvidadiza, de mis huesos resentidos, de mis ojos perdidos, de mi espalda encadenada...
Ando loco de un lado al otro, con miedo de desatarme, con miedo de dejarme caer sin pensarlo, desoñar  en voz alta, de crecer, de caerme y no ver el suelo, de deshacerme y perderme, con miedo de tener que mentir, de tener que desayunarme los suenos por el resto de mi vida, de acurrucarme al caer la noche y volverme pequeño, con miedo de necesitar la lluvia tan a menudo, de no sentir el sol, de olvidarme del calor, con miedo de querer y poder...

Mudando

pensando
murmurando
dudando

Mudando

equilibrando
deshebrando
calibrando

Mudando


11 may. 2014

sin titulo VII

Tejiendo y tejiendo se entretenía. Colgando de los hilos las mentiras, disfrutaba marcando con nudos los días.....
Cada noche tejía y entretenía al sueño anudando y deshilando. De dos en tres mezclaba los hilos, con las prisas y las pausas propias de quien no sabe muy bien que espera...

Primero fueron las mentiras dulces.... aquellas que dejan el paladar calmado y el corazón aturdido...

Luego probó con las mentiras imposibles... esas que se esconden tras los párpados y duermen entre números y nombres desconocidos..

Combinó, por ver como aparentaban, las medias verdades o mentiras de medianoche... verdades que se abandonan en el camino y perdidas olvidan su rumbo, para ir a parar a los pies de la cama...

Pero aún no estaba del todo satisfecho. Pues eran demasiados los nudos y demasiadas pocas las mentiras que había sido capaz de tejer.... así pues probó a colgar las verdades que nadie espera pero que todos buscan... de esas claras y transparentes, de las que brillan bajo el Sol y palidecen bajo la Luna, de esas que casi, casi se nos antojan mentira...

Las noches se le hacían largas y los días espesos entre sus manos una malla de deseos, fingidos o anhelados, olvidados o inventados se tensaba sobre los nudos que la paciencia dibujaba. Y decidió que para no perderse dejaría palabras que del revés pudieran marcarle un final...

Cuando terminó, paró y se sentó sobre el tiempo. Después....

probó una a una todas las mentiras dulces....

escuchó una a una todas las mentiras imposibles....

acarició una a una todas las mentiras de medianoche...

comprendió una a una todas las verdades.....



Y todas... todas... le supieron, le dijeron, le hicieron sentir y le parecieron....
igual 

6 may. 2014

Elemental

Hoy quise ser de agua.

..
Cerré los ojos y comencé a deshacerme. Acallé los latidos de mi corazón, hasta convertirlos en un murmullo constante. Dejé que me subieran las mareas de sal por los pies hasta llenar mis manos de espuma. Olvidé todos mis nombres, me acogí al silencio y a la inmensidad, al vaivén eterno de mi sangre rompiendo contra muros de piel y huesos... 
Descendí por mi garganta hasta los abismos poblados de quimeras, retazos de imposibles hechos realidad... Recorrí una a una mis costillas envueltas en corales nacarados, moteadas con recuerdos fáciles de recordar y de olvidar... 
Desperté a las pasiones que anidaban entre mis vertebras y deje que me rodearan miles de burbujas....

Pero sentí al tiempo llamarme de nuevo....


Abrí los ojos y al mirarte se encendieron las velas que guardan mis noches. Y comprendí que es así como nace el fuego. Y el calor de las llamas me cubrió por completo. Sentí desvanecerme y entre vapores pude oír los latidos de mi corazón crepitar, devorando toda la sal que se había adherido a mi piel. Me dejé consumir, lentamente, hasta cauterizar todas mis heridas, hasta quemar mis lágrimas, hasta perdonar.... 
Me replegué entonces sobre las brasas y decidí ascender convertido en humo...

Y subí entre las notas del viento dejando mis dedos caer sobre las decisiones imposibles... planeando sobre todo lo etéreo, me vestí de libertad, de aires puros y volubles. Subí mas allá de las nubes, más allá de las montañas buscando ese punto difuso a medias entre el sueño y la conciencia, donde el sol estalla y muere cada tarde; donde el sol renace entre ecos de luz cada mañana. Y al encontrarlo, no pude más que sentir la vida y la muerte en un solo instante, al tiempo relegado de su existencia perecer a los pies de un destino inmortal...

Y de nuevo cerré los ojos en busca de algo a lo que agarrarme. Me deshice una vez más hasta pode sentir la tierra bajo mis pies... Hasta enraizar mis palabras, hasta anclarme en un punto concreto, entre el ayer y el mañana. Hasta poder recoger todas mis respuestas, hasta ver la hiedra cubrir mis plegarias, hasta entender cual es el fin de mi mortalidad. Sintiendo el latir profundo de mi corazón bajar por los pies y perderse entre las rocas, quise volverme de arena firme, de tierra fértil…

Así decidí llenar mi pecho de tierra, de fuego, de agua y de aire para que al abrir de nuevo los ojos solo pudiera sentir descubrir una cosa frente a mí...

Y al abrirlos mi mirada se perdió entre los sueños, entre el tiempo, entre voluntades mecidas por mareas constantes, entre calenturas cubiertas de sal, corrientes de viento helado y pulsaciones inexorables.
..
Y al abrirlos mi mirada se lleno de ti...

5 may. 2014

Sin título VI

Despacio observo el vaiven de las letras en la pantalla... tras la catarsis, tras el fin inevitable siempre llega una manera de postergarlo todo. Una manera de creer, una manera de protegerse del dolor. Aunque esta no nos convenza del todo.

Vadeo las curvas y sueño que llegaré a los claros un día de estos.

No suele haber palabras despues de soltar lastre y no suele haber ganas de contar los bultos que aun quedan, cuando de pronto se te hace más ligero el caminar. Hoy tal vez no tenga prisa por correr, y mañana tal vez se me haga insoportable el tictac del reloj. Esta existencia mia, esclava de un reloj vital me consume las ganas y las energías.... Esta prisa por vivir, esta impaciencia por sentir, hace que todo lo demás ande así como de aquella manera.

Sin saber muy bien que decir, trato de ponerme objetivos pequeños. Que se yo... si de aquí a una semana consigo organizar el cajón de mi mesilla de noche; tal vez, dentro de no mucho, pueda imponer algo de orden en mi corazón, y quien sabe, puede que incluso pasados algunos años me mire hacia dentro y la vista me alcance hasta el fondo de la sala.

..
Que la gente es tremendamente previsible.... estaba pensando yo...
Y de qué manera los libros se me caen de las estanterías...

 Libros que aunque ande pensando en regalar creo que debería de leerlos de nuevo y esta vez deletrearlos bajito para que solo yo pueda oirlos.... que luego todo se sabe y no hay cosa más triste que el que te pregunten por tus propias miserias. Con todo el tiempo que pasas gastando en guardarlas bajo la almohada...

Y en esto que estaba pensando en un último párrafo... pero esta música me tiene ensimismado... 

15 abr. 2014

Sólo una

A veces, una  sola gota es necesaria para desbordar un vaso, o un océano....


Una sola gota que se deslice por tu mejilla, suficiente para predecir una tempestad...
Una sola gota para correr la tinta que tarde años en concebir y escribir...

Una sola gota que apague la llama antes de que se queme todo a mi alrededor.
..
Una sola gota para sedar los labios agrietados de un corazón sediento.
..
Una sola gota para envenar{me}.

..
Una, una sola... para torcer la línea recta constante de un destino, y convertirla en la aletoriedad elástica de una sonrisa...


Sólo una...
Son los detalles efímeros los que definen la inmensidad de una eternidad.
..

10 abr. 2014

Sin título IV.

Que quien tuvo retuvo dicen.. aunque no estoy muy seguro de que es lo que tuve, y no alcanzo a ver que es lo que he de retener cuando los horizontes se inventan cada mañana. Cuando tengo todas las respuestas dentro de mi pecho y solo necesito emparejarlas con las preguntas correctas...
Así es como estamos destinados a vivir, en continua busqueda. Proyectos de vida inacabados, tapices que se remiendan con las decepciones, con las palabras que dichas una vez has de recordar por el resto de tus días...
No se.... pierdo el hilo siempre que me adentro en la madeja. Demasiado. Demasiado bueno, tanto que me estoy ablandando, que me estoy deshaciendo por dentro. Y de nuevo embarcado en buscar el remedio milagroso que cure las enfermedades que aún estan por llegar. Tres pasos por delante he de ir siempre. Trazando las diagonales que me llevan a universos paralelos que nacen de decisiones aún no tomadas de errores y aciertos que aún estan por llegar. Terrible mania por la proactividad...

Que me pasaré la vida entera tratando de entender que es todo eso del flow about...

28 mar. 2014

Poeta...

Una vez me dijeron que los poetas son muy extremos, que para estar inspirados tienen que estar muy tristes, o muy enamorados.

Yo he estado triste...

Yo he estado enamorado y triste...

Yo estoy  enamorado...


Empecé a escribir un día cualquiera. Un día de esos de mi vida sin vida. Un día de esos días que yo decidía no sentir. Imagino, que una mañana me desperté con exceso de sentimientos, y como no quería repartirlos, decidí escribirlos. Demasiados pocos años tenía como para poder escribir sobre lo que había vivido, así que opté por inventar, imaginar, observar y representar. También fue entonces cuando descubrí que no era consciente de lo que sentía hasta que lo escribía. Supongo que una vez hecho tinta, algo abstracto, se hace real y perceptible. Imparable, irrefrenable, inevitable...

A estas alturas del camino, lo confirmo: he vivido. He escrito porque he tenido sobre qué escribir. He escrito tanto que quede atrapado en un mundo cruel donde las palabras no me dejaban salir. Y no tenía otra opción, porque si no era por escrito, no había nada que vivir. Era todo tan triste. Y la tristeza se escribe para no vivirla; para sacarla, de alguna forma, de nuestro cuerpo. Por eso he escrito tanto, tanto tiempo...

Pero la felicidad no se escribe, se vive. Es por eso que ahora vivo más y escribo menos...


'Unos dicen que poeta, otros dicen que escritor, pero ante todo soy persona...'

2 mar. 2014

Febril

Suena Damien Rice de fondo y me arde la frente. No recuerdo haber tenido fiebre desde hace tiempo. Tampoco escuchaba a Damien Rice desde hacía muchos meses. Me hacía daño. No sé bien por qué, o en el fondo es que no quier o saberlo. No sé vivir sin música a mí alrededor. Y estos meses, ha tenido más presencia que nunca. Porque cuando las palabras no llenan el silencio, sólo la música es capaz de hablar tu propio lenguaje. Cuando miras desde abajo todo te parece mucho más grande, como en un permanente contrapicado, y no encuentras la fuerza ni el momento para enfrentarte a lo que ves. Y ahí, sólo la música permanece a dimensional e intemporal. No es causa ni efecto de lo que te ocurre, pero te acompaña en tus estados de ánimo. Cubre ese silencio que ninguna otra cosa llena, pero que tampoco quieres dejar totalmente al descubierto. Hace que tus pisadas no suenen huecas y oculta el sonido del llanto. Sin música, el sonido del silencio es terriblemente ensordecedor... Tengo fiebre y de nuevo suena Damien Rice...

Mudanzas

Hoy encontré varios álbumes de fotos que entre mi mudanza se habían perdido en algún rincón. En cuatro álbumes tengo resumida gráficamente mi infancia y adolescencia. Y de pronto, me encontré llorando al volver a verlos. Lo malo llegó cuando descubrí que no era llanto de nostalgia sino que esas lágrimas sabían a desorientación, tristeza e inconformismo.Quizás viendo las fotos me di cuenta de que me habría gustado que la vida me enseñara sus lecciones más despacio, con más calma. Quizás he vivido demasiado rápido. Quizás he pasado por todo ya, pero por todo he pasado por encima. Quizás muchas veces tuve que aprender de memoria y precipitadamente los apuntes para que la vida no me suspendiera el examen. Quizás ahora preferiría haber suspendido y hasta repetido curso…
He vivido diez años más de los que tengo y cinco menos de los que aparento. Por eso he pasado la mitad de mi vida descompensado, desorientado y decepcionado. Cuando me hablan de amistad, yo ya he vivido y sufrido lo que me van a contar. Cuando me hablan de miedos, ya he sentido, luchado y aceptado muchos de ellos... Cuando me hablan de dolor, me he dolido y me ha dolido todo. Cuando me hablan de amor…
Cuando me hablan de amor preferiría que mi vida hubiera tenido menos noches y menos camas. Quisiera que en mi vida muchas "ellas" no hubieran estado. Quisiera no haberme aprendido esa lección de memoria. Porque ahora, cuando me hablan de amor, nada me sorprende. Quisiera ser ingenuo y ruborizarme aún con una mirada, sorprenderme por roces y caricias robadas, quedarme sin palabras ante esas palabras, desconcertarme ante una proposición sutil.
Quisiera que la vida dejara de examinarme cada día...supongo que mudarnos nos afecta a todos de alguna manera...

22 feb. 2014

hablar {te} con versos

Tengo miedo...
No lo sé...
No sé explicarte el motivo...
Sí, por supuesto que algo lo causa...
No, no eres tú...
Seré yo, como siempre...
Ya lo sé, no tengo solución...
No, no quiero perderte...
Tampoco quiero perderme...
¿Recuerdas la primera vez que nos vimos? Aquel día no tenía miedo, pero conté cuántas veces mis piernas estuvieron a punto de romperse...
Lo sé, siempre pensaste más de lo que debías. Y yo siempre actué sin pensar...
La segunda vez que nos vimos me agarraste la mano ¿sabes? para que no desapareciera entre la multitud... Y yo reía, porque no veía a nadie más que a ti...
No sé, la verdad es que no recuerdo qué pensé. Sé que quería tocarte para olvidarme de ti cuanto antes... Quizás tú lo percibiste y por eso no me dejaste...
Siempre hemos merecido más de lo que hemos tenido...
¿Que si me arrepiento? solo un loco se arrepentiría de ser feliz...
Ya me sé de memoria todo lo que he escrito por no llorarlo. Todos lloramos...
Por eso siempre escribí más, para poder llorar por ti también y así deshacer los nudos de tu garganta...
Está bien, sí. Descansa...
Oye... ahora cuando cierres los ojos, ve allí donde nos vimos por segunda vez, te invito a un café...

12 feb. 2014

yuxtaposiciones

Que complicado es todo a veces. De que manera nos complicamos. Creer, confiar, soñar... se hace tan difícil a veces. Saber cual es la respuesta correcta. Hacer que lo que debemos hacer coincida con lo que queramos.
Que tan duro resulta elegir el camino adecuado, como seguirlo recto...

El miedo en si mismo es diez veces mayor a cualquiera de las desgracias imaginadas. Y lo estoy intentando, sigo avanzando ignorándolo. Pero se que está esperándome...

Nunca tuve tanto miedo a nada...
Nunca estuve tan asustado...
Nunca antes soñar me asusto...
Nunca antes me dio tanto miedo cerrar los ojos y no pensar...
Nunca levanté tantos muros, nunca me importo tanto mi corazón como para enterrarlo tan profundo...
Nunca me fallaron los versos o se me volaron las palabras...

Y con dolor en las muñecas y cansancio en los tobillos sigo caminando...
Porque creí que el camino se había acabado...
Como un tonto creí que había encontrado la última pieza del puzzle...

Y ahora me rio, mientras mi vida se dobla y ondula de nuevo. Mientras observo los dias coincidir, los momentos solapados. Los malditos finales y comienzos. Circunstancias cíclicas... y deja vu que me acosan en cada esquina. Pero donde las yuxtaposiciones me aterrorizan las disonancias me esperanzan y me llenan de fuerza...

Hace tiempo que no sentia lo mismo. Y ahora  veo la diferencia, en mi, en mi vida.... Ahora es cuando siento que de nuevo tengo que probar que no fue en vano. Ahora es el momento de demostrar que se quien soy, que se lo que quiero, que se como lograrlo... que siempre lo supe, y que siempre lo sabré...

11 feb. 2014

delimitando conflictos

Que pienso, que sé que siento, que ya da igual, que lo olvide... pero ya no está, se perdió entre el polvo...

Que creo, que puedo y que cuando me doy la vuelta ya no soy capaz... Vaya, otra vez me equivoque al mirar. Que quiero, que sueño, que se me van las ideas entre las hojas. Que ya voy, que ya vengo, que ya no me importa lo que nos ha de pasar. Que dolió, que a veces sigue doliendo, que se me resienten las heridas al cerrar los ojos...

Que me encanta cuando te crees que te creo...

Que juego a ver si me vuelves loco y me entretengo contando los movimientos que te faltan para conseguirlo... pero al final... al final sabes que seré yo el que de el jaque.
Que poco a poco se acaba esta prolongación del lunes en el que se convierten todas mis semanas, que se me acerca el momento de decidir que ya puedo, que ya quiero pero que tropiezo de nuevo..

Y de vez en cuando pienso que soy o no estoy, que estoy o simplemente no soy; que ya no me afecta que ya está, que a fuerza de repetirme que pasó, realmente ha pasado...

Cansancio.... no, no es eso lo que siento. Aprisa ventilo las ventanas de todas esas habitaciones en las que nunca había entrado. Que descubro que vuelo, que ando y que cuando me quiero dar cuenta de nuevo voy medio loco por los pasillos...

No, no tiene sentido por que en el fondo no quiero. Que el miedo me cala, hasta que me arranco y me atrevo a morderte las ganas otra vez.... perdona, me quede dormido mientras me hablabas...

Vuelvo, vuelves y aunque no queramos volvemos; ya está escrito, y así se ha de quedar. Al dormir araño el techo, todas las luces se apagaron ya...
Que me preocupo o me ocupo, depende del día, de olvidar o de recordar, depende de la canción. Y a medias buscaba yo la medida entre el desinterés y el juego...
Invertidas me salen las sonrisas cuando pienso en nada en particular, golpeo las baldosas al caminar... Que bajo, que subo, que no quiero mirar ahora que no quiero, que no pienso que haya llegado el momento aún y se que cuando llegué me encontrará con el alma trasnochada intentado hacer un esfuerzo por recordar que fue lo ultimo que dijiste...
Que digo, que hablo, que al oír mi voz me callo, que grito y sonrió a la vez para que no te des cuenta de que los sueños salen volando, que en silencio rumio las palabras que susurro.. Y miro y observó, y confundo todos los contornos. Y leo y escribo lo que quiero, lo que puedo, lo que me dejo... y leo o canto, murmuro esa canción con la que una vez me dormí...
Y continúo desmadejando los versos; sobre la mesa un café que últimamente siempre me tomo frío, ya ves que sigo sin saber calcular el tiempo...

Que paseo entre tambores, que por un momento creí oír el repiqueteo de cien campanas en mis oídos; que soy y me invento, que te imagino y te borro. Creo la ilusión, callo la fuerza, me escondo tras las manos.... que mis dedos conjuran la locura de un día eterno al salir el sol, que las noches se me velan y el papel mojado no termina nunca de secarse...

Que ansió, que me inquieto, que se me revuelve la rabia a ratos, que me arden los ojos constantemente, que la sonrisa se me tuerce... pero descuida conozco la forma de hacer que no te des cuenta...

Que de una vez por todas cometeré el desliz de pronunciar aquello que se me quedó atragantado... pero no, no será hoy ni será mañana y tal vez no sea nunca; pues mañana estaré tan cansado, que apenas si tendré tiempo de acordarme de las promesas que hice...

Termino y empiezo por donde habré de continuar al finalizar el día, de par en par, por tres multiplico las horas que me faltan de sueño y el sabor amargo de ese día perenne habita en mi lengua, que ya no se enciende, que ya no busca, que apenas si se mueve...

Abro, cerrando a tientas las tardes aguardo una mirada, necesito que me mires así... Tal vez de esa manera sepamos hacer de una dos partes, y de tres cinco...

Que ya lo sabes, que cuando me llega el frío me parto y me abro...

Y... que así acabo, tal y como empecé y aún... aún me queda algo. Pero eso... eso creo que lo guardaré bajo la almohada quizás la noche se me haga más llevadera...

9 feb. 2014

tardes de domingo II.

Se me olvidó por un instante... al cerrar los ojos hoy pude sentir la lluvia golpeando contra el cristal. Tal vez sean los posos que dejaron antiguas penas, puede que sean los remiendos que me empeñe en mal coser... o simplemente puede ser, que me deje la ventana abierta, que hoy no tuve fuerzas para hablar y se me coló otra vez el frío por la garganta...

Me queda tanto por aprender, por olvidar...
Las ganas, las creí hundidas, las imaginé sin fuerzas... y en un exceso de confianza, me dio por pensar que ya no estaban allí. Pero de nuevo me encontraron, helado y sin fuerzas para cerrarles la puerta. Y aquí me tienen, en estado anímico irreal; escuchando como el corazón se me atraganta al intentar comprender, mirando ensimismado como me suben por los pies hasta hacerse un ovillo en mi pecho, escuchando susurrarme en clave de piano, sintiendo como se me enroscan uno a uno en mis dedos al escribir...

No, las heridas nunca se cierran, tan solo tienden a dormir en las temporadas de sol; para desperezarse al llegar el frío...

Siento replegar las alas, encogerse las luces y ando sin fuerzas para abrir los frascos en los que guardé mis plumas...

Es tarde, demasiado tarde...como para detenerse a pensar y aun sigue siendo demasiada la lluvia...

sin titulo V.

No suelo hablar de mi, no suelo reunir la fuerza suficiente como para admitir lo que me pasa por dentro. Hoy me encuentro magullado y debil. Y lo peor es que lo sabía. Sabía lo que iba a pasar y aún asi no puede resisitirme. No valgo para la prudencia, no merezco la compasión de las circunstancias si yo mismo se donde clavar las dagas en mi corazón para que duela y sangre...
No pude evitar que se me enfriase el café mientras mi habitual dispersion, esa ausencia que ha tomado forma de autodefensa buscaba sombras en las que esconderse.... Que puedo llegar a pensar si.... puedo llegar a pensarlo y volverme loco en el camino. No sirve de nada gastar el tiempo en tratar de esbozar los versos mas hermosos si soy incapaz de ser sincero hasta conmigo mismo...
Trato de no pensarlo, si hice bien o mal; trato de no torturarme, de no seguir con mi juego suicida, pues pretendo siempre ganar a costa de mi propia cordura. Y las cosas seguirán como hasta ahora...
Pues es cierto que algo se me rompio aquel 12 de octubre; y el choque, el dolor pudo ser tan fuerte que decidí no pensarlo. Lo escondí, lo amordacé en lo mas profundo de mis versos y seguí hacia delante; sin molestarme siquiera en entenderlo, en superarlo... sin mostrar el más mínimo interes por olvidarlo. Simplemente lo aparte de mi camino confiando en tiempo futuros...
Y ahora que todo se me desborda soy incapaz de nada. Creí olvidarlo, creí superarlo pero lo cierto es que se me da bien mentirle a la noche...
Y así estoy, así me quedé... bien, bien jodido. Pero acaso me sorprende? El leve roce de los recuerdos desatan huracanes. Días de convalecencia sentimental...
Creo que en el fondo intentaba pedir ayuda. Intentaba gritar y cambie las confesiones por un "con leche ydos cucharadas de azucar por favor...."

8 feb. 2014

yo queria hablar

De días diferentes y futuros difusos. De sueños en presente y de momentos en pasado…

De por que la memoria desafía al tiempo y rompe los mecanismos de todos nuestros relojes. De lo mala que es la lluvia. De papeles rotos y versos sin terminar. De decisiones intrascendentes y accidentes trascendentales....

De como las cosas cambian su importancia y de como percibimos el tiempo en cada situación. De lo rápido que olvida el alma y lo traicionero que resulta el corazón a la hora de contar cuentos. De la necesidad de reescribir nuestros destinos día a día y de la inevitabilidad de cumplir otros. De como me empeño en escuchar de nuevo esta canción y de porque que elimino otras tantas. De la necesidad de reír, de olvidar…
De por qué buscar tantas respuestas en el aire y no enredarme en las respuestas... Del nuevo sentido que torna en mi vida olvidar, de la necesidad de eliminar recordatorios de mi vista...

De mentiras de las que curan heridas y verdades capaces de crear decisiones irrevocables. De los deslices a media luz, de esos momentos olvidados por el tiempo y de como trastabillar en el instante preciso. De sonreír frente al espejo. De no perder nunca la pasión en cada movimiento y conocer el peligro en las distancias cortas. De retiradas a tiempo y falsas victorias. De la conciencia y sus desvelos. De los caminos imposibles y de las idas y venidas. De las ilusiones por andar de nuevo hacia delante. De noches serenas. De sombras y luces. De por qué sigo escribiendo de por que empecé a hacerlo...

De la vida en su totalidad, de sus pausas de sus finales de las historias que nunca encuentran su último capitulo. De porque todos necesitamos alguna vez olvidar. De causalidades a medias, de posibilidades y decisiones potenciales. De presentes eternos de estáticas permanencias y silenciosas esperas. De como se han de enseñar los dientes al mundo y de que manera hemos de tratar de gritarle para que no se olvide de nosotros…

Y de olvidar, de lo sano que es alguna veces encerrar la memoria…

2 feb. 2014

para siempre

Esta noche es distinta a cualquier otra, hace casi siete meses perdí una de las personas que mas quería en mi vida. Mi abuela. Trabajadora incansable, modista en la intimidad de su casa…pero también fue Abuela, maestra, amiga… a ella debo mi pasión a las plantas, al mar, a las estrellas… Hoy es un día duro para mi su recuerdo me visita esta noche, llenando mi cabeza de palabras, de momentos, de mi infancia… Me acurruco entre la sábana, miro el reloj marcando las horas que no duermo, apago la luz y respiro hondo. Cierro los ojos… y apareces. Apareces con tu piel blanca y fría, helada, endurecida, recostada en esa cama de hospital, como si estuvieras dormida. Y a tu lado mamá, acariciándote entre lágrimas la mano. Y a tu lado yo, acariciándote entre angustias el rostro. Te llamo, te hablo, te beso la mejilla y se me hielan los labios. Te cojo el rostro entre mis manos para darte calor. Te susurro al oído que ya estoy contigo, que ya he llegado, que tienes que despertar porque tengo que despedirme de ti. Pero tú sigues dormida. Y yo me quedo solo contigo. Hablándole a tu silencio infinito, a tu rostro casi transparente, hablándole a mi infancia, a todos mis recuerdos… Abro los ojos y enciendo la luz. Sobresaltado agito la cabeza, como si con ello pudiera sacar tu imagen de ella. Enciendo un cigarro y me fumo todos mis sentimientos de culpa. Por haber llegado unos minutos tarde, por no haberme quedado a dormir contigo la última noche, por no interpretar aquella despedida tuya el último día… 
“Mañana vengo a la hora comer, ¿vale?”, te dije mientras te acariciaba la mano. Una duda escondida tras una triste sonrisa...
Tragándome las lágrimas. Y tus ojos me siguieron hasta la puerta, sin que mi torpeza fuera capaz de descifrar tu mensaje. Te dejé allí sentada, luchando hasta el final contra la presencia de la muerte. Sin quejarte, sin querer contarnos tus dolores ni tus miedos para no entristecernos más, aparentando una fortaleza que hacía meses que ya te había abandonado. Manteniendo una dignidad que desde siempre te había acompañado…  
Apago el cigarro y la luz, casi al mismo tiempo. Apago todos mis recuerdos, mis pensamientos, mis tristezas, mis lágrimas y vuelvo a cerrar los ojos. Un minuto, quizás dos, de calma, de mente en blanco, de inducción al sueño. Y vuelves… esta vez desde mucho más lejos, desde un pasado desenfocado. Me veo de niño en el jardín de nuestro Tartessos, de noche, a las horas en las que los niños ya están durmiendo, mirando contigo el cielo y escuchando atentamente tus historias. Me veo ayudándote a trasplantar los hibiscos de mamá y escuchándote mientras me dices que no mate las lombrices, que son buenas para las plantas porque hacen agujeros en la tierra y la oxigenan. Te veo sentada en la mesa, después de comer, a diario,cosiendo. Te veo, me veo… 
No te vayas aún. Quédate a mi lado un rato más. No te vayas, que todavía no he podido hablarte de mis recuerdos. No te vayas aún…Todavía tengo que contarte más secretos. Tengo que contarte todavía que adoraba las mañanas que pasaba jugando contigo, sentado sobre tu pecho, estrujándote la cara. Tengo que confesarte también que me encantaba mirarte mientras arreglabas el jardín. Puede que por eso, ahora, me guste tanto llenar la casa de flores en primavera. Tengo que decirte que recuerdo tus besos en el pelo mientras jugaba y aquellos días en la playa, donde me enseñaste a nadar… Y después, a adorar el mar. Y a escucharlo. Y a comprenderlo. Y a añorarlo. Quédate un poco más aún. No me dejes solo con esta montaña de recuerdos. Si no te vas, soplaré sobre tu rostro unos vientos de Levante, el que nos gustaba tanto a los dos, el que mamá odiaba… Te traeré el Sur, tus tartessos, tus pinares, tus patroness, tus cometas, tus bahías saladas. Tu infancia y la mía…  Si te quedas podré leerte algunos versos de Benedetti, o alguno, incluso, de los mios... Podremos, si quieres, buscar palabras nuevas en el diccionario. O podremos, también, quedarnos callados, arañándonos las ganas, tozudos los dos, los dos orgullosos... Sin decirnos nada. No te vayas aún. Quédate a mi lado… Porque tengo miedo de que te vayas sin saber cuánto te quiero… Y enciendo la luz y abro los ojos, una vez más. Porque no quiero tus recuerdos. No quiero tu imagen encerrada en mi cabeza. No quiero tus fotos. No quiero soñarte… Yo quiero tu piel, tus manos, tu voz, tus abrazos, tus sonrisas, tus miradas. Pero ya no te veo. Ni te escucho. Ni puedo tocarte. Ni te siento… No estás, no existes, ya no eres. Y cuando me doy cuenta de ello la cordura se me evapora por la piel. Porque este cerebro que tengo no puede comprender, nunca podrá comprender, cómo alguien que ha sido todo puede ser ahora nada…. Vuelo a apagar la luz. Tu recuerdo ya se ido por la ventana, subo la persiana miro las estrellas, me despido de ti, tu recuerdo ha venido esta noche a acariciarme la cara con una suave brisa, estés donde estés ahora, se que me estarás viendo, que estas orgulloso de mi, por que te llevo dentro muy dentro…Este es mi homenaje hacia ti, de la única manera que se.. escribiendo...

1 feb. 2014

2+2

Y ella abrió los ojos... 
Llevaba horas atadas a los pies, horas llenas de días y de sombras. Había permanecido años acurrucada, aterida, aturdida y finalmente dormida. No quise llamarla antes de tiempo; no quise molestarla. No hasta que las piedras fueran bastantes...
Ya lo son. Y ya no puedo yo solo con todas; pues por más que intento amontonarlas se me desmoronan sin sentido...
No. Ahora necesito hablar con ella que me explique, que me cuente cuales han sido sus sueños todos estos años. Por que siento que caí de bruces con los sueños por delante en vez de los dientes...
Que ya lo se. Que ya lo oí decir. Que ya viví. Que ya aprendí que la única forma de superar es perdonar.
Y de lecciones magistrales están llenas las bocas de aquellos que nacieron con miedo a morir. De verdades verdaderas están repletas los dientes de aquellos que aún necesitan saber que será lo que vendrá.
Y yo siento que no necesito nada de eso, solo sencillez. Solo entender que si dos más dos son cuatro, el cinco no cabe en esa ecuación.

Porqué creo que tengo una vida entera para recoger lágrimas... y un corazón entero para amarla... 

30 ene. 2014

que quien soy yo?

Soy así, así de terco, así de rabioso. A veces parezco mucho y otras demasiado poco. Pero no es así, no; no es así como el espejo me devuelve mi reflejo; un reflejo traslucido y tenue, que a veces esboza una sonrisa de burla al mirarse y otras simplemente cuenta las lágrimas que caen en el vacío de unos ojos que creen constantemente que lo han visto todo y luego resulta que simplemente estaban engañados... 
Así de triste y así de viva es mi vida, día a día encadenado a los horarios envuelto en notas de música que me acompañan, fumando casi siempre que necesito consumir los momentos que torpemente se van sin nombre, y sigo adelante como la única forma que tengo de vivir, como la única manera que ha de existir para nuestra vida...

Pierdo el tiempo constantemente preguntándome cosas sin sentido. En cada vuelta una nueva duda no conocida, no nombrada, me asalta y rompe el hilo de mi lecturas que se hacen eternas y deliciosas, creando momentos de intimidad compartida observo mi reflejo en el cristal... 

Se que soy fuerte, más de lo que pienso y menos de lo que piensa el resto, me enfrento a la vida a veces con resignación, obcecado en seguir adelante, dejando para más tarde la pregunta siempre a medias de porqué sigo adelante, de porqué me esfuerzo, porqué consiento que se me vayan los días sin tener conciencia de ello y de porqué dejo que la vida se me vaya entre el trabajo y las obligaciones... aunque en el fondo se que es lo único que me salva de esta locura... tener tiempo para ocuparlo, tener cuerpo para agotarlo y tener mente para agobiarla...

Y veo a la vida pasar por encima de mi cabeza rozando la parte de mi cerebro donde anida mi locura, mi pequeño ramalazo de rebeldía casi aletargado, cansado y preocupado; lo anulo en el día a día para no pensar, para ser capaz de cumplir con todo, para poder complacerlos a ellos que tanto esperan de mi, que tanto quieren que yo sea. Y así se me pasan los días pensando y pensando dando vueltas a los mismos temas hasta caer inconsciente en la cama por las noches deseando el sueño, añorando el olvido como único descanso para mis músculos doloridos, para mi cabeza hirviente de sueño, cansancio y peleas. Con los días, con los horarios, con las ganas de gritar, con la rabia y las sonrisas a medias que sin darme cuenta me encuentran siempre por más que intente esconderlas.

Queriendo querer y evitando odiar, me planteo que habrá más allá y si no va a ser verdad eso de que estoy perdiendo el tiempo, cuando podría perderlo igualmente de otras formas mucho más satisfactorias al menos.
Me duermo soñando sueños imposibles, envuelto en mentiras y herido de verdades, creo volverme loco para darme cuenta de que simplemente confundo la locura con la felicidad...

Y desvanezco al pensar en ese beso que no fue dado y muero envuelto en pétalos de rosas marchitas al imaginar en mi corazón susurros que no fueron pronunciados... y anhelo aquello a lo que no quiero dar nombre para no romper el embrujo... y sueño despierto, y creo dormido, que hay algo que no soy capaz de ver, pero que suena su cantar en el horizonte y me hace levantar la cabeza del libro y me hace confundir en un intento por provocar aquello que no se como se llama, y que me resulta absolutamente inevitable...
Jugando a ser quien no soy, modelo mi alma, la empequeñezco, la ato para que no sea capaz de alzar el vuelo por si sola y me haga salir de mi rutina, la única forma que conozco de poner los pies en la tierra...


Aunque todo eso ha de cambiar...

Y el día se levanta imponente y la luz se llena en mis ojos y el viento me hace girar, cantar, bailar y reir hasta no saber siquiera quien soy, hasta tener que inventarme a cada paso, hasta sentir la sangre de nuevo latir por mis venas y abrasarme en la rabia ciega... me hundo en mi propio grito mientras siento el corazón lleno de agua... y es en ese momento cuando me veo cara a cara con la vida, cuando la fuerza roza mis manos y soy capaz de alzar la vista... es en ese momento cuando el canto vuelve a empezar...

Ser yo, solamente yo. Ser fuerte, únicamente fuerte...

21 ene. 2014

In love

Y ha estado ahí, parada frente a mi todo este tiempo... Mirándome desde lejos, preguntandose... por qué no me atrevía a mirar... por qué temblaba si se me asomaba por la esquina porqué me escondía si me susarraba por detrás porque me estremecía de frío cuando me rozaba en la mejilla porqué el pulso se me congelaba cada vez que mis manos se entrelazaban con sus palabras...
O de porqué, asustado corría cuando la oía pronunciar mi nombre... Y ahora lo veo claro, que incluso cuando dije que no tenía miedo y sin titubeo juré que no era así que tan solo estaba siendo racional y práctico y pragmático y sensato.... Ya entonces me esperaba, sentada en banco de una calle cualquiera, de esta ciudad sin sombra. Serena, sin prisa, sabiéndose de tierra, orgullosa y fuerte en espíritu, segura de poder retener el mar en sus manos...
Me dado bruces contra ella, y al mirarla a lo ojos lo he entendido, me he visto aterrorizado ante la sola idea... y de como he estado retrasando el momento mas allá de las razones...
Y de, como ya predije...
Rompes una a una todas mis prudencias, todas mis predicciones, mis dichos y mis desdichos... Emendas todos mis jirones, recortas mis sombras y deshilas mis siluetas. Me curvas y me enredas, me desatas y me anudas despacito... Sin que me lo crea, sin pensar en qué estaba pensando...Y siento que tengo que decidir, incluso cuando ya lo hice... Y siento que no puedo hacer otra cosa que cerrar los ojos, confiar, dejarme caer y dejarte hacer...