22 feb. 2014

hablar {te} con versos

Tengo miedo...
No lo sé...
No sé explicarte el motivo...
Sí, por supuesto que algo lo causa...
No, no eres tú...
Seré yo, como siempre...
Ya lo sé, no tengo solución...
No, no quiero perderte...
Tampoco quiero perderme...
¿Recuerdas la primera vez que nos vimos? Aquel día no tenía miedo, pero conté cuántas veces mis piernas estuvieron a punto de romperse...
Lo sé, siempre pensaste más de lo que debías. Y yo siempre actué sin pensar...
La segunda vez que nos vimos me agarraste la mano ¿sabes? para que no desapareciera entre la multitud... Y yo reía, porque no veía a nadie más que a ti...
No sé, la verdad es que no recuerdo qué pensé. Sé que quería tocarte para olvidarme de ti cuanto antes... Quizás tú lo percibiste y por eso no me dejaste...
Siempre hemos merecido más de lo que hemos tenido...
¿Que si me arrepiento? solo un loco se arrepentiría de ser feliz...
Ya me sé de memoria todo lo que he escrito por no llorarlo. Todos lloramos...
Por eso siempre escribí más, para poder llorar por ti también y así deshacer los nudos de tu garganta...
Está bien, sí. Descansa...
Oye... ahora cuando cierres los ojos, ve allí donde nos vimos por segunda vez, te invito a un café...

No hay comentarios:

Publicar un comentario