11 may. 2014

sin titulo VII

Tejiendo y tejiendo se entretenía. Colgando de los hilos las mentiras, disfrutaba marcando con nudos los días.....
Cada noche tejía y entretenía al sueño anudando y deshilando. De dos en tres mezclaba los hilos, con las prisas y las pausas propias de quien no sabe muy bien que espera...

Primero fueron las mentiras dulces.... aquellas que dejan el paladar calmado y el corazón aturdido...

Luego probó con las mentiras imposibles... esas que se esconden tras los párpados y duermen entre números y nombres desconocidos..

Combinó, por ver como aparentaban, las medias verdades o mentiras de medianoche... verdades que se abandonan en el camino y perdidas olvidan su rumbo, para ir a parar a los pies de la cama...

Pero aún no estaba del todo satisfecho. Pues eran demasiados los nudos y demasiadas pocas las mentiras que había sido capaz de tejer.... así pues probó a colgar las verdades que nadie espera pero que todos buscan... de esas claras y transparentes, de las que brillan bajo el Sol y palidecen bajo la Luna, de esas que casi, casi se nos antojan mentira...

Las noches se le hacían largas y los días espesos entre sus manos una malla de deseos, fingidos o anhelados, olvidados o inventados se tensaba sobre los nudos que la paciencia dibujaba. Y decidió que para no perderse dejaría palabras que del revés pudieran marcarle un final...

Cuando terminó, paró y se sentó sobre el tiempo. Después....

probó una a una todas las mentiras dulces....

escuchó una a una todas las mentiras imposibles....

acarició una a una todas las mentiras de medianoche...

comprendió una a una todas las verdades.....



Y todas... todas... le supieron, le dijeron, le hicieron sentir y le parecieron....
igual 

6 may. 2014

Elemental

Hoy quise ser de agua.

..
Cerré los ojos y comencé a deshacerme. Acallé los latidos de mi corazón, hasta convertirlos en un murmullo constante. Dejé que me subieran las mareas de sal por los pies hasta llenar mis manos de espuma. Olvidé todos mis nombres, me acogí al silencio y a la inmensidad, al vaivén eterno de mi sangre rompiendo contra muros de piel y huesos... 
Descendí por mi garganta hasta los abismos poblados de quimeras, retazos de imposibles hechos realidad... Recorrí una a una mis costillas envueltas en corales nacarados, moteadas con recuerdos fáciles de recordar y de olvidar... 
Desperté a las pasiones que anidaban entre mis vertebras y deje que me rodearan miles de burbujas....

Pero sentí al tiempo llamarme de nuevo....


Abrí los ojos y al mirarte se encendieron las velas que guardan mis noches. Y comprendí que es así como nace el fuego. Y el calor de las llamas me cubrió por completo. Sentí desvanecerme y entre vapores pude oír los latidos de mi corazón crepitar, devorando toda la sal que se había adherido a mi piel. Me dejé consumir, lentamente, hasta cauterizar todas mis heridas, hasta quemar mis lágrimas, hasta perdonar.... 
Me replegué entonces sobre las brasas y decidí ascender convertido en humo...

Y subí entre las notas del viento dejando mis dedos caer sobre las decisiones imposibles... planeando sobre todo lo etéreo, me vestí de libertad, de aires puros y volubles. Subí mas allá de las nubes, más allá de las montañas buscando ese punto difuso a medias entre el sueño y la conciencia, donde el sol estalla y muere cada tarde; donde el sol renace entre ecos de luz cada mañana. Y al encontrarlo, no pude más que sentir la vida y la muerte en un solo instante, al tiempo relegado de su existencia perecer a los pies de un destino inmortal...

Y de nuevo cerré los ojos en busca de algo a lo que agarrarme. Me deshice una vez más hasta pode sentir la tierra bajo mis pies... Hasta enraizar mis palabras, hasta anclarme en un punto concreto, entre el ayer y el mañana. Hasta poder recoger todas mis respuestas, hasta ver la hiedra cubrir mis plegarias, hasta entender cual es el fin de mi mortalidad. Sintiendo el latir profundo de mi corazón bajar por los pies y perderse entre las rocas, quise volverme de arena firme, de tierra fértil…

Así decidí llenar mi pecho de tierra, de fuego, de agua y de aire para que al abrir de nuevo los ojos solo pudiera sentir descubrir una cosa frente a mí...

Y al abrirlos mi mirada se perdió entre los sueños, entre el tiempo, entre voluntades mecidas por mareas constantes, entre calenturas cubiertas de sal, corrientes de viento helado y pulsaciones inexorables.
..
Y al abrirlos mi mirada se lleno de ti...

5 may. 2014

Sin título VI

Despacio observo el vaiven de las letras en la pantalla... tras la catarsis, tras el fin inevitable siempre llega una manera de postergarlo todo. Una manera de creer, una manera de protegerse del dolor. Aunque esta no nos convenza del todo.

Vadeo las curvas y sueño que llegaré a los claros un día de estos.

No suele haber palabras despues de soltar lastre y no suele haber ganas de contar los bultos que aun quedan, cuando de pronto se te hace más ligero el caminar. Hoy tal vez no tenga prisa por correr, y mañana tal vez se me haga insoportable el tictac del reloj. Esta existencia mia, esclava de un reloj vital me consume las ganas y las energías.... Esta prisa por vivir, esta impaciencia por sentir, hace que todo lo demás ande así como de aquella manera.

Sin saber muy bien que decir, trato de ponerme objetivos pequeños. Que se yo... si de aquí a una semana consigo organizar el cajón de mi mesilla de noche; tal vez, dentro de no mucho, pueda imponer algo de orden en mi corazón, y quien sabe, puede que incluso pasados algunos años me mire hacia dentro y la vista me alcance hasta el fondo de la sala.

..
Que la gente es tremendamente previsible.... estaba pensando yo...
Y de qué manera los libros se me caen de las estanterías...

 Libros que aunque ande pensando en regalar creo que debería de leerlos de nuevo y esta vez deletrearlos bajito para que solo yo pueda oirlos.... que luego todo se sabe y no hay cosa más triste que el que te pregunten por tus propias miserias. Con todo el tiempo que pasas gastando en guardarlas bajo la almohada...

Y en esto que estaba pensando en un último párrafo... pero esta música me tiene ensimismado...