26 oct. 2014

Como la primera vez...

No paro de respirar humo y ambiguedad...
Noto el ambiente algo cargado,quizá sea mejor así  y me aletargo en estos días donde no encuentro el sueño y mis ojeras llevan tu nombre escrito...
Soy una mezcla de nervios y versos que se desparraman...
Tengo ganas de saber que puede pasar a continuación, si serás las ganas de vivir, la espera y la sonrisa en mis labios cada día o serás la tristeza en mis ojos de algo que pudo ser y no fue...
Porque tengo ganas de que vuelvas, esta vez para quedarte, que vuelvas a ser mis ganas de escribir, que te conviertas en letra sobre papel. Eterna...Para dentro de años poder leerte como aquella primera vez que escribí profecías pensando en ti... 
La primera vez que te vi subir por aquellas escaleras del metro...
La primera vez que te besé, te amé, te esperé, te odié y volví a quererte a riesgo de mi propia cordura...
Tengo tantas cosas que escribir, tantas cosas que decir que siempre callé por miedo a perdernos...cosas que simplemente no se pueden expresar con palabras, cómo que contigo las horas se hacen cortas, que me faltaron versos y me sobraron noches, quererte 
con los ojos cerrados, ciego a tus defectos, palpando trazo a trazo y una a una tus virtudes. Recorriendo con los dedos cada gota de sonrisas y de abrazos, e ignorando cada curva de tus silencios...
Eres oníria ...
Eres surrealismo, no hay mejor palabra que te describa...
Eres mi subconsciente...eres ese verso sin terminar que escribo una y otra vez...
Y ahora...
Ahora hazme promesas, háblame de noches, de despertares a tu lado, de ver el mundo a través de tus ojos, agarrado de tu mano...
Háblame de tardes de manta, peli y sofá, de tu aroma en mi ropa, de hablar sin abrir la boca, de querernos con las manos y de perderme en tus ojos, de no saber que besarte...
Átame con palabras y miradas...

            Tengo tantas ganas de volver a verte como aquella primera vez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario