26 oct. 2013

Llueve

Porque, no se si te he cometado ya, que llegó la lluvia.. llegó antes de ayer, sin avisar y sin tocar a la puerta, se dispuso a calar poco a poco el alma, a enmudecer todas las luces, a borrar los avisos escritos en las paredes y a limpiar. Y calle abajo veo pasar a las dudas, y encharcadas las aceras siento resbalar de nuevo...
Llegó la lluvia... y creo que tiene intención de quedarse, una temporada al menos... Aún no lo ha decidido, pero me dijo que dependía del viento, y claro.. ya sabes como es de inconstante el viento últimamente; que lo mismo acaricia, que lo mismo se arranca y revienta.. lo mismo atrona que susurra y lo mismo va hacia un lado que hacia el otro...
Llueve, solo llueve. Y yo miro desde la ventana preguntándome que clase de mundo hay fuera de nosotros... Pues aún no lo tengo claro, aún no lo veo nítido... Comienzo a cantar y meciendome entre las idas y las venidas... Sonrio un par de pecados y enciendo un cigarrillo. Parado frente al espejo no me reconozco. Y pruebo a peinarme un poco... Pero continuo sin verme al fondo... No, algo cambió, algo anda cambiando y la lluvia... esta lluvia en todos lados... que lleguó sin aviso, y con intención de quedarse hasta ablandar con ello todos mis resentimientos, mis arrepentimientos, mis peros, mis noes mis síes a destiempo... Mis miradas sin destino, mis puños cerrados, las palabras enquistadas, las melancolias, las verdades fáciles de olvidar y las mentiras fáciles de recordar. Las manecillas de ese reloj que se me paró en una hora cualquiera de esas... de esas que se hacen imposibles de tragar, todos mis contratiempos, todos los cascabeles  que me dio por guardar bajo el colchón, todos los remiendo descosidos a base trabar los tiempos... Y llueve...
Llueve, te lo había comentado, ya? Llueve y parece que no vaya a dejar nunca de hacerlo... Llueve... y.... no, despues de todo, no parece un mal contexto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario