14 may. 2013

Ascensores

Envuelto y Madrid, te veo en los ascensores en los enredos de la mañana en el olor de las sábanas de los amantes en el asesinato de la nevera y caídas de párpados
Te pienso como a aquel poema de Cohen ... y ahora que nos hemos marchado
tengo mil años
para explicarte cómo me alzo
sobre todo lo que se alza
cómo me convertí en el amante
al que deseabas
que no tiene más vida
que tu belleza
que está desnudo e inclinado
bajo los cupos de tu deseo
tengo mil años
para ser tu idéntico
el amoroso ser en el espejo
que nació contigo
por fin soy libre
para hacer que poses
ante mi Polaroid
mientras inflamas
mi audífono
con tus vigorosas obscenidades
tu pánico no puede apresurarme aquí
y mi pánico y mis hombros
caídos
nuestras vidas desvergonzadas
son los granos
esparcidos para una ofrenda
ante las asombrosas alturas
de nuestro amor
y el otro lado de tu ansiedad
es una hamaca de sudor
y gemido
y generaciones de la mariposa
se acoplan y caen
mientras nosotros deshacemos las diferencias
y el tiempo baja
como la mascota más pequeña de Dios
para lamernos los dedos
mientras dormimos
en el enredo
de correas y brazaletes
y el orden impecable
de los objetos sobre la mesa ...
la ingrávida irrelevancia
de todas nuestras viejas intenciones
mientras deshacemos
mientras deshacemos
todas las diferencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario