17 sept. 2013

Sin darte cuenta

Y ya ves, que contando estrellas guardo vela en la noche cuento hasta siete y llega otra vez tu imagen... tus manos se cruzan por mi frente... tu mirada, ese roce, el hambre sentida, la sed de ti que baja desde mi barbilla, rasga mi garganta, se me enrosca en la nuca y sigue el rumor de mi sangre hasta el corazón....
Hechas de agua y de sal, mis miradas se enredan en tus píes al andar y yo te sigo hipnotizado... busco la línea de tu espalda, y te sigo... dejando caer suspiros para no perderme del todo en el camino...
Y... ya ves... que son mas de mil las veces que me deje caer en ese rincón oscuro que para en tu boca, allí donde mi deseo me hace estar maldito, allí donde mi ser se disuelve, se deshace entre caricias inventadas...
Mi manos atadas, mis muñecas heridas y las líneas de mi mano que se confunden con tu pelo... que pierdo la cabeza de nuevo...que son mas de 40 las horas que llevo sin dormir...
Que la pasión me abre la piel, que enciende mis labios, que se esconde tras mi lengua, que se trastabilla, se tuerce y se retuerce. Que la noche se me hace corta que los días me saben a poco si son a tu lado, que me desayuno cada mañana las ganas de tí con café y tabaco...
¿Qué no ves que hasta el alma tengo pillada por ti?

No hay comentarios:

Publicar un comentario