9 jul. 2013

Homicidas

Amor que es homicida, traicionero....
Besos que vampirizan, que se retuercen en el boca, que atan mi lengua a tu paladar, a la parte baja del corazón...
De camino al infierno voy deshojando todas las caricias que marcaste a fuego en mi piel; y una vez en el suelo no puedo más que volver mis ojos hacia ti y me creo maldito por volver a desear tus labios...
Pruebo a bajar por tu cuello, mordiendo los reparos, arrancando la prudencia me desquito en tu pecho, me abandono a tus ganas y finjo rendiciones por debajo de tu vientre...
Con decisión, con celo te regalo una a una las palabras que me hacen arquear la espalda, en posicion infinita me deshago entre tus labios, siempre eternos, siempre ardientes...
Con ampollas en la piel levantas mis descuidos, susurro renuncios a media luz, a media penumbra te prometo amores y desamores; tejiendo los placeres que no tienen nombre consiento todos tus jaques...
Me hago cargo de tu indecision, de tu falsa prudencia, de tu desinteres estudiado y de todos tus envites....
Vencida mi pasión, el veneno reposa en mis venas hasta que la mañana llegué. Terminado el juego las rendiciones no tienen sentido...
Pienso, mientras vuelvo a desvanecerme por una última vez en tus manos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario