25 jun. 2013

Relojes

Cuando los relojes duermen y las luces se apagan...
Por las noches mi corazón lloraba. El río del ser, decían
unos labios afiebrados que luego descubrí eran los míos,
el río del ser, el río del ser, el éxtasis...
que se pliega en la punta de tus dedos y muere en tus labios...
Sumulistas y teólogos, adivinadores
y salteadores de caminos emergieron
como realidades acuáticas en medio de una realidad metálica.
Sólo la fiebre y la poesía provocan visiones....
Sólo el amor y la memoria....
No estos caminos ni estas llanuras.
No estos laberintos....
Hasta que por fin mi alma encontró a mi corazón...
Estaba enfermo, es cierto, pero estaba vivo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario