29 mar. 2013

Vasos vacios



Me enciendo un cigarro... me lo pienso, te veo de lejos... Las palabras se escurren, se entremezclan y se pierden en la música de fondo... Mientras se me arrebata el pulso pienso que mis costillas pueden aguantar otra jugada.

Fumo... despacio, te observo a través del humo y deslizo la mirada por tu cuerpo sin que te des cuenta. Tus movimientos se me antojan demasiado cuidadosos, tanto que me está calando la curiosidad hasta los huesos.

Fumo.... y me pierdo en un instante, tu mirada me arde en la piel, el frio me sube por los pies, te miro... respiro de nuevo.

perdona que decías?

Sonrío. Te creo y a la vez no termino de fiarme. Escondo las miradas. Lo que no sabes es que conjure un amor a base de miradas y lo vi morir en unos ojos llenos de oscuridad… Apago mi cigarro, sin prisa... el momento pasó. Decido ignorar el juego y de un golpe saco todas mis piezas del tablero. Te miro y me rio…
Se nos hizo tarde, la noche acabo y tu sigues preguntándote que pieza voy a mover, sin darte cuenta de que hace rato ya que deje de jugar... las miradas quedaron vacías al igual que todos los vasos que gastamos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario